El de alfarero es oficio en peligro de extinción en Nayarit, con lejano pasado ligado al barro. Hace siete años un grupo de ciudadanos notables creó el Taller El Tepalcate para el rescate de la rica tradición cerámica del estado. Degradado de su cargo como director del INAH en Sonora cuando la defensa de un edificio histórico tocó a los dueños del poder, Raúl Méndez Lugo está de regreso en Tepic y ahora coordina El Tepalcate. Sufriendo un microsueldo, con coraje de guerrero y creatividad apasionada promueve por el mundo entero el catálogo de reproducciones de bellas piezas prehispánicas que fabrican manos alfareras, herederas del oficio más antiguo del mundo, el de artesano del barro.  Puestas las esculturas al horno tendrán, como en el Génesis, el soplo de vida del nuevo coordinador.